Categorías

Dudas, cómo no. ¿Por dónde entrar en Galicia desde Portugal? ¿Por la costa, por el soberbio estuario del río Miño, el padre reconocido de todos los gallegos, allá en A Guarda, a la sombra imponente del castro de Trega? ¿Por Tui, la catedral fortaleza, la ciudad episcopal que resistió a los normandos y se hizo irmandiña?

Hay quien dice que el camino, el camino de verdad, es el que se hace en solitario. El que llena las horas con el runrún de los pensamientos. El que te permite vestir los días con la contemplación de un monumento, un paisaje. Sin prisas. Sin más urgencias que las que impone la naturaleza: comer, dormir, descansar. En soledad.

Das un paso más. Solo uno más, pero no es uno cualquiera. El último de la intensa subida desde Villafranca del Bierzo, con la respiración agitada y los músculos de las piernas quejándose por el esfuerzo; el primero del camino francés en tierras gallegas. Un paso y te embarga esa poderosa sensación: aquí estás, en este nido de águilas...

Ruta circular de dos kilómetros que sirve para conocer los molinos en buen estado de conservación que siguen el curso del río Merín, en Vedra. El camino se inicia en el Área de Interpretación dos Muíños de Vedra e introduce al visitante en prados, huertos y en frondosas zonas verdes ligadas al agua.

La actual ermita del Santuario de Guardián data del siglo XVIII y es de estilo barroco. Esta construcción se encuentra bajo el puente de Alta Velocidad de la parroquia vedralesa de A Ponte Ulla y rodeada por una carballeira. Además de por sus ventanas enrejadas, el lugar es conocido por poseer un par de fuentes milagrosas -una de ellas...

Construcción de dos arcos de medio punto y otro rectangular del municipio de Vedra. Este puente medieval cruza el río Pereiro y se encuentra en San Fins de Sales.

Esta iglesia da servicio en la parroquia de San Xián de Sales, al noroeste del municipio de Vedra. La edificación dataría del siglo XVIII y cuenta con un hórreo y un crucero en las inmediaciones.

Se dice que esta iglesia data del siglo VIII. Cuenta con elementos propios del románico (su ábside en semicírculo, las gárgolas…) aunque también posee muestras del estilo ojival (el lateral sur de la construcción).

Esta iglesia se construyó en tres fases. Mientras que la capilla mayor data de 1755; la nave central abovedada y las capillas que forman planta de cruz latina se construyeron en el año 1792; y el campanario en 1809.

Aunque la nave central y la torre datan del siglo XVIII, se estima que la capilla mayor fue construida con anterioridad. El Concello de Vedra destaca en su web el retablo de la iglesia, realizado por el tallista compostelano D. Vaamonde en el siglo XVII.