Una buena “andaina” se disfruta más plenamente si sabemos que al acabar la ruta podemos degustar una deliciosa comida acompañada de un vino excelente y descansar en una bonita casa tradicional con todas las comodidades en un entorno idílico.