Llevábamos más de dos horas de camino, fatigada por las subidas y bajadas constantes a las que la incipiente montaña lucense nos obligaba, el respirar se hacía cada vez más complicado.