Si hay un árbol que hunde sus raíces en los cuentos de nuestra infancia, ese es el haya. Y con razón, porque no hay bosques más fascinantes que los hayedos, que forman catedrales mágicas y sutiles iluminadas por vitrales de follaje fantástico…