Categorías

Dudas, cómo no. ¿Por dónde entrar en Galicia desde Portugal? ¿Por la costa, por el soberbio estuario del río Miño, el padre reconocido de todos los gallegos, allá en A Guarda, a la sombra imponente del castro de Trega? ¿Por Tui, la catedral fortaleza, la ciudad episcopal que resistió a los normandos y se hizo irmandiña?

Hay quien dice que el camino, el camino de verdad, es el que se hace en solitario. El que llena las horas con el runrún de los pensamientos. El que te permite vestir los días con la contemplación de un monumento, un paisaje. Sin prisas. Sin más urgencias que las que impone la naturaleza: comer, dormir, descansar. En soledad.

El hayedo permanece en silencio. Contiene la respiración. Solo el áspero canto de una urraca, indiferente a la expectación que le rodea, sacude la umbría. El resto es rumor de hojas tiernas, zumbido de insectos y bisbiseo de secretos antiguos…

Si hay un árbol que hunde sus raíces en los cuentos de nuestra infancia, ese es el haya. Y con razón, porque no hay bosques más fascinantes que los hayedos, que forman catedrales mágicas y sutiles iluminadas por vitrales de follaje fantástico…

La pequeña ermita de San Roque, en Vilar se encuentra cruzando la aldea y siguiendo la ruta de senderismo de Froxán y Vilamor que nos llevará a través de un “souto” de castaños centenarios hasta el castro de Vilar, en un meandro del Río Lor, y donde podremos visitar el encantador templo.

Situada en un paraje excepcional, esta iglesia románica data de finales del siglo XII o principios del XIII. Su nave es de planta rectangular y ábside de tramo recto . En el siglo XVIII se añadieron dos pequeñas capillas con bóveda de cañón. En su interior destaca una pila bautismal considerada como una de las muestras más singulares del...

La edificación primitiva era románica y data del siglo XII, pero de ésta sólo se conserva el ábside y la puerta norte realizada con arco de medio punto. Junto a ella encontramos restos de un antiguo priorato dignos de ver.

Al lado de la iglesia de San Clodio encontramos los restos de la portada de un antiguo priorato . Este hermoso pórtico renacentista presenta un arco de medio punto , un escudo de España y una inscripción datada en 1604 que deja constancia de la recuperación de sus ruinas a manos de Alfonso Solís. Además, entre las ruinas...