Categorías

En el extremo oriental de Galicia, perdido entre altas montañas, antiguos valles glaciares y densos bosques de rebollos, abedules, serbales o acebos por los que asoman, casi con timidez, pequeñas aldeas diseminadas que parecen vivir en una calma eterna, se esconde un lugar que brota directamente de las leyendas.

Galicia es tierra de bosques. Los bosques forman parte del ser más íntimo de los gallegos, de nuestro imaginario colectivo y de nuestras tradiciones, de las leyendas que pasan de generación en generación y de los ritos con que afrontamos cada etapa de la vida.

En Pontevedra existen viñedos cuyas uvas maduran antes que en la costa, cuyo mosto blanco cambia los toques salinos por una acidez algo más moderada y cuyo vino tinto es un bien histórico. Se encuentran al este de la provincia, protegidos por la cordillera dorsal gallega, en los ayuntamientos de Salvaterra do Miño, As Neves, Arbo, Crecente, Salceda de...

Santa Tegra de Abeleda se encuentra en plena Ribeira Sacra, en un paisaje de frondosos bosques inclinados sobre el río, viñedos y pequeñas joyas arquitectónicas. Allí se celebra cada agosto la Festa da Luz, en la que sigue viva una tradición muy especial: la Danza das Cocas.

Una presta especial atención cuando es un enólogo con más de diez años de experiencia el que le habla del inicio de la viticultura en las Rías Baixas y sus alrededores. Cuánto más, si el mismo experto añade a la historia el hecho de haber crecido en Cambados, en el seno de una familia productora de vino albariño.