Un paseo por los dominios de uno de los ríos mejor conservados de Galicia, el Tea, afluente del Miño, creador de una gran variedad de paisajes humanos y testigo de una densa y prolongada historia.