Categorías

Conjunto Arqueológico Santomé – Ourense

Santomé, una de las bellas rutas en Galicia que unen historia y pasado

 

Fotografía: Pío García

Conjunto Arqueológico Santomé - Ourense

Hacer turismo en Galicia es indudablemente una actividad muy gratificante. En esta tierra abundan las rutas más diversas para gozar de sus paisajes, historia y gastronomía. Visitar el conjunto arqueológico de Santomé, en la provincia de Ourense, es una oportunidad magnífica para descubrir la historia más antigua de la región a la vez que unos paisajes esplendidos. Un lugar mágico donde dialogan el hombre y la naturaleza.

Conjunto Arqueológico Santomé - Ourense
Conjunto Arqueológico Santomé - Ourense

El conjunto arqueológico de Santomé está situado en un alto sobre el río Lonia, en la zona de Mende. Está compuesto por los restos de un castro y una villa romana, que fueron habitados desde siglo I a.C al II d.C., y por los restos de un asentamiento romano posterior que reocupó el espacio entorno al siglo III d.C.  Se trata de un conjunto excepcional, por su historia y por su belleza, y además se encuentra a solo tres kilómetros de Ourense. Por ello, es recomendable  ir a visitarlo escogiendo  alguna de las rutas turísticas que podemos encontrar.

Puente Romano – Ourense

Se puede salir desde el Puente Viejo, en Ourense. Aunque  fue reformado en el S. XVII  conserva aún algunos sillares almohadillados en las bases de la época de Augusto y un aspecto decididamente gótico, con su bello arco apuntado. Siguiendo río arriba pasaremos junto al Parque Miño. Si queremos, podremos ver allí una muestra de esculturas de autores locales. Las rutas de turismo que nos permite la zona son muchas, pero si seguimos remontando el río, manteniéndolo a nuestra izquierda, llegaremos donde se une con uno de sus afluentes, el Lonia o Loña.

Ourense

Los márgenes del río Miño, un lugar de agradable paseo para los ourensanos que disponen de varia rutas fluviales. Desde 2012 se incorpora a estas un tramo de 1.1 kilómetros desde el Ponte Loña hasta Mende.  Justamente cruzaremos el Ponte Loña, de factura medieval y de un solo arco, seguiremos este paseo y un trecho de carretera hasta el colegio de Mende. Detrás de este encontraremos un camino que conserva un antiguo empedrado y que lleva a Santomé.

Conjunto Arqueológico Santomé - Ourense
Conjunto Arqueológico Santomé - Ourense

Una vez lleguemos, un punto informativo nos ayudará a interpretar la importancia histórica del conjunto. Por otra parte, la belleza del lugar se hace evidente. Si tenéis ya alguna experiencia haciendo turismo por Galicia y habéis visitado otros castros, sabréis que estos poblados fortificados suelen ubicarse en lugares privilegiados.  Santomé no es una excepción. El núcleo castreño se ubica en la vertiente sur de la colina, en una zona escarpada, con magníficas vistas. No dejéis de observar también las marmitas gigantes, o cavidades de remolino que el efecto erosivo de las aguas ha creado en las piedras.  Para aumentar aún más su belleza, el poblado se encuentra cubierto por  un hermoso bosque autóctono.

Conjunto Arqueológico Santomé - Ourense
Conjunto Arqueológico Santomé - Ourense

A medida que caminamos entre robles, alcornoques, encinas, pinos y madroños, nos adentramos por siglos de la  historia de Galicia, de la época castreña a la romanización,  siguiendo paneles explicativos. Allí podremos ver un patio con su “impluvium” para la recogida de aguas o un curioso sistema de calefacción romano. El conjunto se ha excavado y se ha investigado desde 1980, pero se inauguró en  2005, y hoy sigue aportando información interesante. Se han hecho también interesantes reconstrucciones virtuales para ayudar a su interpretación.

Conjunto Arqueológico Santomé - Ourense

Escoger entre las maravillosas rutas turísticas de Galicia, el paseo que nos lleva de Ourense al conjunto arqueológico de Santomé, es elegir una ruta que nos lleva a un lugar de maridajes. La piedra horadada por el agua, y la trabajada por el hombre. La cultura castreña y la romana. La construcción humana y la belleza de los bosques vivos y frondosos. En definitiva, una buena elección.