Categorías

De ‘Esmorga’ por Ourense

Acompañamos a los personajes de Blanco Amor en su borrachera

 

Tamara Novoa Alonso
Fotografía: Pío García

Ourense

Ourense ha servido en numerosas ocasiones de inspiración literaria. Ejemplo de ello son las obras ambientadas en la ciudad del Miño escritas por autores como Vicente Risco, Otero Pedrayo, Méndez Ferrín o Diego Ameixeiras. Una de las obras más representativas es A Esmorga, de Eduardo Blanco Amor.

Puente Romano – Ourense

Blanco Amor retrató en varias de sus novelas su Ourense natal, al que puso el nombre literario de Auria. Su obra más célebre es esta de A Esmorga, que nos traslada directamente a la ciudad de las termas en los años de la posguerra. Por aquel entonces, la villa tenía poco más de diez mil habitantes y carecía de la zona del ensanche, pero ya estaba vertebrada por el río Miño, era conocida por sus aguas termales y en el casco antiguo se desarrollaba la vida social de la época.

Ourense

Hace unos años, el club cultural Alexandre Bóveda diseñó una ruta que nos invita a visitar los lugares por los que Cibrán, Bocas y Milhomes pasaron veinticuatro horas de borrachera, dando tumbos por un Ourense gris e invernal que hacía todavía más sobrecogedor el argumento del libro, que pone de manifiesto la parte más violenta y oscura del ser humano. En cada parada, un azulejo diseñado por el artista Manolo Filgueiras retrata una escena de la novela y recoge un pequeño fragmento de texto.

As Burgas - Ourense
Capilla de San Cosme y San Damián – Ourense

La ruta comienza en la taberna de la tía Esquilacha. Aquí, los tres protagonistas comparten las primeras tazas de vino. Hoy en día recibe el nombre de A Palloza y está situada en la actual avenida de Zamora. A continuación, los tres amigos cruzan el ya desaparecido puente de Barbaña y llegan a las Burgas, «Conque seguía a caer aquela chuvia acoriscada que facía máis mesto o bafo a se soerguer da auga quente do lavadoiro grande da Burga», reza el libro. Desde aquí cruzarán el jardín del Posío y se dirigirán a la plaza de San Cosme, donde paran a beber y reponer fuerzas. En la actualidad en esta plaza encontramos una escultura homenaje a los protagonistas.

Santa Eufemia – Ourense

Desde aquí nos dirigimos a la zona de la Ferrería y cruzamos el callejón de Pena Vixía para introducirnos en el corazón del casco vello ourensán. Paseamos por las calles aledañas a la catedral y, con un poco de suerte, escuchamos las campanadas marcar las horas en punto, al igual que las escucharon los protagonistas: «cando paramos de correr, aló pola praza do Correxidor, oíronse no reló da catedral as badaladas de media noite».
Los esmorgantes, que ya habían cambiado el vino por aguardiente, continúan su delirante juerga y se acercan a Fonte do Rei. Las horas se van sucediendo y el estado de embriaguez de Cibrán, Bocas y Milhomes se va acentuando, sacando a relucir los instintos más primarios del ser humano. Estos comportamientos desencadenan unos acontecimientos trágicos que sobrepasan la capacidad de respuesta de los protagonistas.

Ourense
Plaza del Corregidor – Ourense

A nuestro paso por la Alameda encontramos la última placa de esta ruta literaria, en la que podemos leer: «Cando pasamos pola Lameda aínda se vía o relustro do lume do pazo, que me desacougou moito velo, pois xa se me tivera esquecido».
Para poner el punto final a nuestro recorrido por el Ourense de A Esmorga podemos acercarnos hasta la el número 11 del barrio das Lagoas, donde se levanta la casa en la que vivió Blanco Amor. Un autor que es especialmente relevante por haber introducido con esta obra el modernismo en la literatura gallega, y por tratar temas hasta entonces vetados como la homosexualidad. Amado por unos y odiado por otros, Blanco Amor no pasaba inadvertido. A Esmorga es su gran legado a nuestra cultura y nos acerca también a su figura: sus miedos, sus complejos y sus frustraciones.

Plaza Mayor de Ourense
Alameda - Ourense