Categorías

El Condado es cuna de los albariños más miñotos

Una ruta nos lleva por la margen derecha del Miño

 

Tamara Novoa Alonso
Fotografía: Pío García

057149-1

El río Miño dibuja el discurrir de los viñedos en el Condado do Tea, una subzona de la D.O. Rías Baixas que comprende los municipios de Salvaterra de Miño, As Neves, Arbo, Crecente, Salceda de Caselas, Ponteareas, parte de A Cañiza, Tui y Mos.
Aquí la pendiente del terreno es propicia para valles en los que crecen las parras. Una zona tradicionalmente viticultora que, como el resto de Galicia está marcada por el minifundismo, por lo que es difícil ver largas extensiones de terreno dedicadas exclusivamente a la vid. Nos deja desde luego imágenes singulares, como viñas rodeando campos de maíz o pequeñas fincas en las que se combinan cepas de diferentes uvas.
La orografía es uno de los principales atractivos de esta parte de la Pontevedra interior en la raia con Portugal. Su peculiar clima, más cálido que la media gallega y con menos precipitaciones, es una de las particularidades de O Condado. La niebla, el sol y el orballo se entremezclan en los valles de la montaña. En un mismo día podemos experimentar las cuatro estaciones del año. Un clima impredecible que genera unos cielos de ensueño en los que convergen colores, formas y luces.

057201-1

El Condado do Tea es la primera zona en vendimiar de Galicia por las particularidades del suelo y el clima, que favorecen que las uvas maduren antes. La mayor parte de la producción es de vinos blancos, principalmente albariño y condado blanco, pero también tienen presencia, aunque limitada, los tintos. El condado blanco es el más típico de la zona. Puede ser elaborado con uva albariña, treixadura, loureira y caiño blanca. El minifundismo gallego ha provocado que en una misma finca haya vides de diferente tipo, de manera que en la vendimia solo se clasificaba entre uva tinta y blanca, lo que dio lugar a este tipo de caldo, que debe ser elaborado con un setenta por ciento de uva albariña o treixadura, según establece el Consello Reuglador.

057312-1

Los tintos, aunque en minoría, también tienen presencia en O Condado. Es la parroquia de Rubiós, en As Neves, donde reina. Tanto es así que alguien, al visitar esta zona, la definió como «un mar de tintos en un océano de blancos». Se trata de una pequeña localidad de caminos estrechos situada en lo alto de la montaña y en la que tradicionalmente se cultivaba mucho tinto. Es por ello que la bodega Señorío de Rubiós ha querido preservar la singularidad de esta parroquia dando gran importancia a la elaboración de tintos, que suponen un veinticinco por ciento de su producción.

057192-1

La Ruta del Vino Rías Baixas nos invita a conocer esta parte de la geografía gallega que discurre al margen derecho del río Miño y envuelve los ayuntamientos de Salceda de Caselas, As Neves, Arbo y Salvaterra. Terrenos de espléndido valor paisajístico y un variado legado patrimonial. La ruta nos propone saborear los caldos a la vez que descubrimos el entorno, porque el gusto del vino viene marcado por la naturaleza que envuelve a los viñedos. El Condado es la subzona de la D.O. Rías Baixas menos atlántica, y por ello los vinos de esta área se caracterizan por ser menos amargos que los otros Rías Baixas.

057293-1

Las propuestas son múltiples: pazos reconvertidos en bodegas, fortalezas, ríos adornados por las pesqueiras, esas pequeñas construcciones de piedra que sirven para la captura de la lamprea, puentes medievales, rutas de senderismo, playas fluviales o molinos de agua todavía en funcionamiento. Y, por supuesto, gastronomía, la lamprea y el requesón con miel son los grandes protagonistas de la zona.

057147-1

Las visitas a bodegas son uno de los principales atractivos. La de Pazo San Mauro es uno de esos ejemplos de bodega emplazada en un antiguo pazo señorial del siglo XVII, acompañada por unos preciosos jardines con capilla y mirador hacia los viñedos. Otras, aunque de nueva construcción, están bien integradas en el entorno y ofrecen al visitante multitud de actividades, como paseos entre las cepas y catas que pueden combinarse con la practica de deportes de aventuras, pesca fluvial, visitas a museos o diversión en las fiestas populares y gastronómicas.