Categorías

El otoño en los bosques Gallegos

Los mejores paisajes otoñales para hacer senderismo

 

Tamara Novoa Alonso
Fotografía: Pío García

005363-1

Las noches comienzan a ser más largas que los días, la luz más tenue, las temperaturas descienden al esconderse el sol. Las hojas de los árboles se amarillean y caen formando una colorida alfombra sobre los suelos. Llegan también las primeras lluvias.
El otoño llama a nuestras puertas y los bosques son los grandes protagonistas de esta época. El senderismo es una de las mejores opciones para disfrutar de esta estación. Es tiempo de castañas y magostos. De vino recién elaborado, de membrillos, higos y nueces. Es tiempo de aves que están de paso. Te proponemos  varios bosques en los que disfrutar del otoño.

027579-1

Lugo es la capital boscosa por excelencia de Galicia. Sus montañas y valles vírgenes componen el paisaje de la provincia gallega más grande en extensión. En Baleira, uno de los municipios más orientales de Galicia, encontramos la Fraga de A Marronda, una de las reservas de hayas más grande de Europa. Un total de catorce senderos de fácil acceso y diferentes longitudes conforman la ruta de A Marronda, sesenta y seis kilómetros de caminos distribuidos en forma de anillo. Un paisaje inigualable por el que discurre el río Eo, en el que se esconden casas tradicionales, hórreos, iglesias y pequeñas capillas de montaña.

017095-1

La Serra dos Ancares actúa de barrera natural entre Galicia y Castilla y León. Sobre los valles ondulantes de las montañas se esconden pequeños pueblos que quedan incomunicados con la llegada de las nieves. En estas montañas se respira todavía un halo ancestral. Se trata del último reducto del oso pardo en Galicia. Las florestas se suceden en Os Ancares, un imponente ejemplo es el hayedo de A Pintinidoira. Aquí el rojo es el protagonista. Se trata de una espectacular vaguada de dos hectáreas y media en Pedrafita do Cebreiro. Las hayas conviven con acebos y otras plantas caducifolias. Este bosque destaca por su frondosidad y por la intensidad de los colores.

017155-2

La castaña es sin duda el fruto por excelencia de Lugo y Ourense, en su día era parte fundamental de la dieta de los gallegos hasta que se introdujo la patata. El souto de Agüeira es uno de los mejores ejemplos de ese legado. Se encuentra ampliamente poblado por una masa arbórea con numerosos castaños centenarios entre los que se salpican viejas frondosidades de otras especies autóctonas. Este singular paraje se extiende sobre las aldeas de Agüeira, Cormes y Morcelle. En lo alto se erige la torre de la familia de los Erbón, hoy de los Boado, que en otro tiempo se utilizó como prisión.

026596-2

Las montañas de O Courel, que dibujan la línea divisoria entre las provincias de Lugo y Ourense, son un indispensable en nuestros viajes otoñales. Este sistema montañoso cortado de norte a sur por el río Lor se alza hasta los mil quinientos metros de altitud. Se trata de terrenos pizarrosos que destacan por la variedad botánica que vive en ellos. La Devesa da Rogueira es el tesoro de O Courel. Aquí podrás disfrutar de varias rutas de senderismo en las que se conjuga caminatas bajo las ramas tupidas del poblado bosque con vistas panorámicas sobre las laderas de las montañas.

050155-1

En Ourense la sierra por excelencia es Manzaneda. Uno de los mejores bosques para disfrutar del otoño es el Souto de Rozabales. Un enorme castañal en el que cabe destacar el conocido como Castiñeiro de Pumbariños, un imponente árbol de más de doce metros de perímetro. A su alrededor hay bancos para contemplar estos monumentos vegetales, que constituyen un gran patrimonio natural por su tamaño y belleza.

018524-3

En la provincia de Pontevedra merece la pena resaltar el Sobreiral de Arnego. Abarca los ayuntamientos de Agolada, Lalín y Vila de Cruces y se extiende por las laderas del trecho medio e inferior del valle del río Arnego hasta su desembocadura en el embalse de Portodemouros, en el río Ulla. Sin duda aquí los protagonistas son los alcornoques que reciben el nombre de sobreiras en gallego. Este bosque representa bien la fraga atlántica con influencia mediterránea, las temperaturas más suaves hacen que sea hogar propicio para este tipo de vegetación.

018377-1

Las Fragas do Eume son el pulmón de la provincia de A Coruña. Se trata de un bosque encantado en el que el paisaje podría ser escenario de leyendas de hadas y ogros, de duendes y brujas. Una ruta de senderismo atraviesa este frondoso bosque y nos conduce hasta el monasterio de Caaveiro. Aquí se establecieron los monjes en el siglo X en busca del completo retiro espiritual del que todavía se puede disfrutar.

027820-1


Ver Bosques Gallegos en un mapa más grande

Comentarios ( 2 )

  • Yania Pereira

    ¿¿Y el parque natural do Xurés?? O.o Es precisamente uno de los lugares más mágicos y al parecer el menos conocido…

    • Galiciaenteira

      Por supuesto, no nos olvidamos, en un futuro publicaremos un reportaje sobre el.