Categorías

Pousada Castillo de Soutomaior

La Pousada del Castillo de Soutomaior es un lugar con encanto dentro de los hermosos jardines del castillo medieval que le da nombre. Un hotel rural de tres estrellas que consta de 2 suites y 12 habitacíones totalmente renovadas, funcionales y muy agradables que harán que su estancia se convierta en un hermoso recuerdo. Para completar la estancia, la pousada posee un restaurante con cocina del más alto nivel, con detalles y servicio que le satisfarán plenamente y provocarán que su estancia tenga un alto grado de satisfacción.

CS-000069-1

008490-2

El Castillo de Soutomaior esta situado en un lugar privilegiado, dominando el territorio enmarcado por el río Verdugo, desde su confluencia con el río Oitavén hasta su desembocadura en la ensenada de San Simón, en Arcade. Esta posición a poca altura, además de señorear las tierras de su feudo, ofrece las ventaja de encontrarse escondido ante las invasiones realizadas por mar (normandos, turcos, piratas, etc.) y disponer de abundancia de agua para sus propios cultivos y pastizales. La construcción original data del siglo XII, torre defensiva, aunque será con Pedro Álvarez de Sotomayor, conocido como Pedro Madruga, con el que alcance su máximo esplendor, ya que llego a ser epicentro de la actividad política del sur de Galicia durante el siglo XV. En el siglo XV durante la Revolución Irmandiña fue derribado parcialmente y Pedro Madruga intervendrá muy directamente en su reconstrucción y lo convierte en su fortaleza principal. El cambio mas destacado fue en el siglo XIX cuando el castillo pasa a manos del Marqués De la Vega de Armijo con la construcción neogótica de la “Galería de Damas”,  el palacio neogótico, la capilla neogótica  y las escaleras neogóticas, que lo transforma en su residencia de verano.

Su inmediata sucesora es su sobrina, la Marquesa de Eyerbe, conocida popularmente como la “Marquesa Roja”. Fue una de las precursoras del movimiento feminista en España. Su segundo esposo el doctor Lluria, construyo un sanatorio en sus alrededores. Sin embargo, debido a sus actividades políticas, convirtieron a Soutomaior en un centro sospechoso de conspiraciones políticas y perdieron la propiedad en el año 1917. En 1982 el castillo pasó a manos de la Diputación Provincial de Pontevedra quien encarga a un grupo de expertos la restauración del conjunto. El fin de la rehabilitación se logra cinco años después, en la que se reponen entre otros elementos; techos artesonados de madera del palacio neogótico; se sustituyen las carpintería exteriores y se repone la cubierta del castillo por una estructura metálica, ofreciendo mayor volumen utilizable. La nueva modificación en la Galería de Damas permite que esta sea visitable, ofreciendo un nuevo mirador sobre el patio de armas. Hoy en día las viejas piedras de la fortaleza, juntamente con los jardines que la rodea, destacan sobre las  irregulares parcelas de cultivo que en suave pendiente descienden hasta el río. Constituye un acogedor paraje donde se puede vivir placidamente de las comodidades que la naturaleza puede ofrecer.

En cualquier celebración la ceremonia es uno de los momentos más importantes y especiales. Nuestro entorno le aportará belleza y encanto. En función del tipo de ceremonia, religiosa o civil, y del número de invitados usted podrá elegir entre los siguientes emplazamientos: La capilla del castillo, capilla de la finca o el patio de armas.

Pousada Castillo de Soutomaior

Contamos con una gran experiencia en bodas, bautizos, primeras comuniones, aniversarios, comidas para empresas, congresos, etc. Será inolvidable cualquier celebración que nos confíe, desde una simple comida hasta una esmerada boda. Disponemos de salones privados y carpas desde 10 a 400 comensales, la gran variedad de montajes y decoraciones permitirán que todos sus invitados estén correctamente situados. Nos adaptaremos a su presupuesto en el menú sin perder calidad en nuestra cocina, garantizando siempre el éxito del evento contratado. Todos nuestros platos, desde el aperitivo en los jardines, los mejores mariscos de Galicia, los pescados y carnes, así como unos originales postres, una gran bodega y un fin de fiesta, harán de su banquete un día memorable. banquete

A Pousada está en los jardines del Castillo de Soutomaior. Una fortaleza del siglo XII desde la que tenemos una preciosa vista sobre As Rías Baixas y el discurrir del río Verdugo hasta desembocar en el océano Atlántico.

En el municipio de Soutomaior también podemos visitar el Puente de Camboa. Los romanos construyeron esta pasarela que atraviesa el río Verdugo y que llega hasta nuestros días gracias a las modificaciones medievales. El puente lo forman tres arcos, de los cuales dos mantienen su arco de medio punto y uno de ellos, el de más luz, se encuentra ligeramente apuntado, propio de las características del medievo, del siglo XIV o XV. Dentro del amplio patrimonio cultural del Ayuntamiento de Soutomaior, podemos destacar sus dos iglesias parroquiales; la de San Salvador de Soutomaior, construcción barroca del siglo XVIII;y la de Santiago de Arcade, construcción románica de los últimos años del siglo XII, muy deteriorada debido a numerosas reformas posteriores

005292-2

A caballo entre Soutomaior y Redondela está el monte de A Peneda de 327 metros de altura. Desde él tenemos una vista espectacular de la parte más cerrada de la Ría de Vigo, distinguimos Rande, Redondela, la Isla de San Simón y Arcade. En lo alto del monte encontramos un mirador y la capilla dedicada a la Virgen de las Nieves, frente a la cual se levanta un cruceiro de tres metros de alto. Se sabe que en la antigüedad aquí había un castro celta, y ya mas adelante se construyó el castillo de Castrizán, levantado en 1477 por el arzobispo de Santiago para cercar al castillo de Soutomaior y mantener a ralla a Pedro Madruga. Contaba con una torre de tres pisos que el señor de Soutomaior no tardó en destruir. De esta todavía se conserva una parte de la muralla.

Ya en Redondela debemos visitar A Casa da Torre, uno de los edificios más emblemáticos de la villa de los viaductos. En la actualidad funciona como albergue de peregrinos del camino portugués que pasa por aquí mismo. Se trata de una casa señorial renacentista fundada por los Prego de Montaos. Destaca en la fachada justo encima de la puerta arqueada un escudo militar. En el centro de Redondela también encontramos la Iglesia de Santiago, que tiene su origen en tiempos de Gelmírez, aunque fue reedificada en el siglo XVI. El edificio tiene una nave única cubierta con bóvedas de crucería y una cabecera poligonal que sostiene una cubierta estrellada de gran belleza.

013948-2

Siguiendo la costa llegamos hasta Vigo, la ciudad más grande de Galicia. La urbe olívica ofrece numerosas alternativas de turismo. Si queremos acercarnos a la historia de la ciudad en un lugar tranquilo alejado de las aglomeraciones  el Pazo Quiñones de León en el parque de Castrelos es nuestra mejor opción. Se trata de un pazo del siglo XVII que alberga el museo municipal. Si preferimos un paseo por el centro de la ciudad, la plaza de Compostela actúa como elemento vertebrador entre el Vigo modernista, el puerto y el casco vello. También conocida como la Alameda, nació en el siglo XIX y es el primer Jardín Público Urbano de Vigo.

Pero si lo que queremos es disfrutar de la playa, una de las mejores opciones es continuar la línea de costa y acercarnos hasta Praia América. Uno de los principales arenales de As Rías Baixas por su extensión y por sus arenas blancas y aguas tranquilas. Situada en el ayuntamiento de Nigrán es la continuación de la playa de Panxón. Este arenal ha gozado en los últimos años de bandera azul y está dotado de todo tipo de servicios. La playa es rodeada por un paseo de madera que comunica Panxón con Ramallosa.

Vídeos relacionados:

Los fachos de A Peneda

Galicia es pródiga en geografías mágicas: paisajes que guardan el recuerdo de las miles de vidas que hollaron sus piedras, lugares que se incrustan en nuestros sueños. El monte de A Peneda en Redondela es uno de esos lugares mágicos. Castro, castillo y ermita, su cumbre ha sido privilegiada espectadora de la historia y tierra fértil para las leyendas. Cuentan que, desde muy antiguo, en la cima del monte se realizaban rituales a la luz de grandes luminarias para alejar males de ojo, curar enfermedades o conseguir el amor de la persona deseada. Y cuentan también que bajo el viejo alcornoque que se alza al lado de la ermita se oculta un fabuloso tesoro enterrado, quién sabe si protegido por mouros y ananos…

Ponte Sampaio, donde la historia se dio la vuelta

Hay lugares que se incrustan en el inconsciente colectivo. Que son sinónimo de coraje y de valor, de entereza y osadía. Espacios que retratan el carácter de todo un pueblo. Ponte Sampaio es una de esas geografías grabadas a fuego en la memoria de Galicia. Aquí tuvo lugar una de las batallas más desiguales y asombrosas de la historia. Aquí se enfrentaron un puñado de paisanos mal equipados y peor entrenados, con unos cañones de madera tallados a toda prisa y unos cuantos mosquetes mal engrasados por toda arma, contra el mejor ejército del mundo. Y aquí, el arrojo y la entereza triunfaron sobre la más poderosa máquina militar vista hasta entonces. En Ponte Sampaio, a los pies del puente romano que cruza el río Verduxo, el todopoderoso Imperio Napoleónico sufrió una de sus primeras derrotas: la más humillante, la más inesperada. Fue el inicio del fin. Hoy cabría preguntarse si el espíritu de la Revolución Francesa que los soldados franceses traían en sus palabras y en sus sueños no habría sido, pese a las armas, una corriente de liberación que hubiera cambiado nuestra historia. Quizá fuera así. Quizá el triunfo de Napoleón hubiera sido el triunfo de la razón frente a la prisión mental del absolutismo político y religioso. Pero los pueblos no entienden de razones: hablan con el corazón. Y Galicia, aquel día, en Ponte Sampaio, grabó en el alma de la historia una gesta de fortaleza y determinación.

Localización



Contacta con esta empresa




Deja tu Comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>