Categorías

En O Couto Mixto con María do Ceo

María do Ceo se identifica con esta tierra para la que hizo un himno

Tamara Novoa Alonso
Dirección y fotografía: Pío García

La voz de María do Ceo es desgarradora. Capaz de conjugar el drama portugués con la dulzura gallega. Una mezcla de saudade y morriña que hacen que sus cánticos tengan una nostalgia única. El Fado Miñoto es el nombre que ella da a su estilo musical y su manera de definir esa mixtura. Es el fado que crece de la confluencia de las dos orillas del Miño, ese río “que la parte en dos”. En 2010 fue nombrada ‘xuíz honoraria’ do Couto Mixto, tierra que al igual que ella está a medio camino entre Galicia y Portugal y que representa ese hermanamiento que desde siempre ha unido a gallegos y portugueses.

con_outro_acento2

Caratula-Celme

“El fado se canta con el alma”, asegura María do Ceo que heredó de su padre el amor por el canto y que durante años fue el único contacto con el fado de aquella niña lusa que a los 10 años se trasladó con su familia a vivir a Ourense. Su padre, y los discos de Amália Rodrigues que éste conseguía en sus viajes a Portugal. Fueron estas circunstancias las que le imprimieron ese estilo propio. Su último trabajo “Fado con otro acento” hace referencia a su condición de fadista con ‘sotaque’ (acento) gallego.

Cuando canta su voz se hace con todo el espacio, no necesita micrófonos, ni instrumentos, María do Ceo es música en si misma. Una gallega con alma de fado que encandila y conmueve. Sus melodías transmiten tanto sentimiento que no dejan indiferentes, María se desnuda en cada concierto deja su alma al descubierto en el escenario, tanto es así que finaliza agotada sus funciones. Se entrega a su público porque vive para el canto y desde joven lo ha tenido claro.

057781-2

Llegó al Couto Mixto por casualidad, a través de lo que le contaron unos amigos. Tras su primera visita decidió componer un himno que hiciese justicia a la historia del lugar, tan desconocida todavía. Ella puso la música y Armando González la letra, una canción de la que la cantante se siente especialmente orgullosa. Al Couto Mixto también se le conoce como República dos Soños. Porque en este territorio ‘raiano’ del interior de la provincia de Ourense existió entre los siglos XII y XIX una república libre que no dependía ni de España ni de Portugal y que gozaba de unas particularidades y derechos muy avanzados para  la época, especialmente si lo comparamos con los regímenes que gobernaban en aquel momento en los países vecinos. Los ‘xuíces’ actuaban como gobernadores de las tres aldeas que forman el Couto y eran elegidos democráticamente por los habitantes de Rubiás, Meaus y Santiago. Cada uno de ellos custodiaba una de las tres llaves con las que se abría el gran arca, que todavía se conserva en la iglesia de Santiago, en la que se guardaban todos los documentos que legitimaban las particularidades de esta república.

026985-1

027050-1

Durante los últimos 15 años la Asociación de Amigos do Couto Mixto organiza unos actos en Santiago de Rubiás para conmemorar la singular historia de esta zona todavía desconocida por muchos gallegos y portugueses. En esta ceremonia se nombran tres ‘xuíces honorarios’ que representan a los antiguos gobernadores del Couto Mixto. En el 2010 María do Ceo fue una de las elegidas, algo que “le llena de orgullo” porque como ella misma explica “este lugar al igual que yo tiene alma galaico-portuguesa”.

050398-1

María do Ceo invita a todos los gallegos y lusos a acercarse a este ‘recuncho’ de la ‘raia’ por la singular historia que guarda y por ese hermanamiento, que allí se hace más evidente que en ningún otro sitio. Un lugar y una historia todavía desconocidos para muchos, que no ven nada más allá que un pequeño pueblo casi deshabitado, escondido entre las montañas. Ignorando que antaño llegaron a vivir mil personas atraídas por una economía pujante basada en el libre comercio y libre cultivo. Una realidad que tuvo lugar durante más de siete siglos, a la que España y Portugal pusieron fin en 1864 con la firma del Tratado de Lisboa que reconoció la soberanía de España sobre el Couto Mixto. Portugal recibió a cambio los pueblos promiscuos. Un reparto que se hizo de espaldas a la población y que abocó al fin la prosperidad de la zona.

057806-1


Ver Couto Mixto en un mapa más grande