Categorías

Entroido retranqueiro en Piloño – Vila de Cruces

Xenerais y Mouros protagonizan el carnaval en la parroquia de Vila de Cruces

 

Tamara Novoa Alonso
Fotografía: Pío García

Piloño

El río Ulla, que sirve como frontera natural entre las provincias de A Coruña y Pontevedra, esconde una de las tradiciones carnavalescas más coloristas de Galicia. A ambos márgenes del río, allá por febrero, los xenerais tienen todo el protagonismo. Recorren las parroquias acompañados de los correos, que dan los altos o atraques, una tradición que, aunque está documentada desde 1870, se cree que tiene sus orígenes en tiempos napoleónicos.
De hecho, los enfrentamientos representan varios periodos bélicos que vivió la zona, por una parte la guerra de la Independencia contra los franceses y por otra parte la lucha secular de los españoles contra los invasores moros. También hay escritores que hacen referencia a las guerras carlistas como fuente inspiradora de estas celebraciones socarronas, en las que utiliza la sátira para criticar la actualidad política. Hoy en día esta tradición todavía se conserva en los municipios de Santiago de Compostela, Boqueixón, Teo, Touro, Silleda, Vedra, Vila de Cruces y A Estrada.

Entroido retranqueiro en Piloño
Entroido retranqueiro en Piloño

En la parroquia de Piloño, en el concello de Vila de Cruces, el día grande es el domingo de entroido. Desde primera hora de la tarde en la plaza del Campo do 21 se siente el ajetreo. Los primeros en desfilar son A vellería, los vecinos mayores, que visten ropa vieja o pasada de moda y montan en burros. Acompañando a esta comitiva van o vello dos cornos y a fiadeira, que despiertan las carcajadas de los espectadores con su representación erótico-burlesca.

Entroido retranqueiro en Piloño
Entroido retranqueiro en Piloño

A parranda y a rumba llenan de color y sonido el desfile por el centro de Piloño hasta la llegada de las estrellas de este carnaval, los ansiados xenerais. Van precedidos por los correos, que anuncian su llegada y que tienen que convencer al sentinela de que deje entrar en el campo a los xenerais. Una vez dentro exponen los temas más relevantes de la política nacional e internacional del último año entre los vítores del pueblo. A continuación salen a escena los mouros, que van ataviados con ropa vieja y andrajosa. Estos dialogan por parejas y hacen referencia a temas más cercanos al pueblo, utilizan la retranca para comentar los últimos cotilleos y escándalos provocando la carcajada de todos los asistentes. En medio de la intervención de los mouros aparece un coche oficial en el que llega el alcalde, que pronuncia un discurso en el que hará especial hincapié sobre todos los trabajos llevados a cabo en Piloño durante su legislatura, empleará también su discurso para hacer promesas y asegurarse así los votos de los vecinos. Todo en un tono de autosuficiencia en el que no pretende otra cosa que vanagloriarse a sí mismo.

Entroido retranqueiro en Piloño
Entroido retranqueiro en Piloño

A continuación llega el frade en su frademóbil, que predicará sobre los pecados en los que han incurrido los vecinos de la parroquia un año más. Hablará de la gula, el deseo carnal, las envidias o la ira haciendo referencia a posibles anécdotas que hayan sucedido entre los vecinos de Piloño a lo largo del año. Tras el discurso del religioso se dará por terminado el desfile del domingo de entroido en Piloño. Sin embargo, cada uno continuará la fiesta hasta que el cuerpo aguante.

Entroido retranqueiro en Piloño
Entroido retranqueiro en Piloño

La vestimenta de los xenerais es la más espectacular de entre todos los personajes que participan en el entroido del Ulla. El elemento que más destaca es el sombrero, conocido como triscornio, adornado con un penacho de coloridas plumas de avestruz y pavo. El traje lo completan una chaqueta militar con charretes, un fajín, una bandera cruzada al hombro y medallas en el pecho. Los caballos que montan también van engalanados para la ocasión con cintas de colores, una manta decorada y un penacho de plumas sobre la cabeza. Un traje en el que ponen todo su empeño los vecinos del Ulla, que lo visten año tras año con orgullo y entusiasmo.

Entroido retranqueiro en Piloño
Entroido retranqueiro en Piloño