Categorías

La villa romana de Toralla

Arqueología e historia a orillas del mar

Marta Loren Alonso
Fotografía: Pío García

Canido - Vigo

Situada en un lugar excepcional de la costa viguesa se encuentra la villa romana de Toralla. Se trata de un enclave arqueológico de época tardorromana, de los siglos IV y V de nuestra era, encuadrada dentro de las denominadas villae costeras, un conjunto arqueológico de aproximadamente treinta ejemplos ubicados a lo largo de la ría de Vigo, de entre las que esta de Toralla es una de las más conocidas y mejor estudiadas. Su excavación y sobre todo su posterior musealización permiten al visitante adentrarse en sus edificios, pasear por sus principales estancias y evocar la vida de nuestros antepasados romanos, que ya, como la nuestra hoy en día, se encontraba profundamente ligada al mar.

La villa romana de Toralla

La villa romana se compone de un conjunto de edificaciones divididas en dos partes; por un lado, la zona residencial con las construcciones dedicadas a vivienda (pars urbana); por otro, la zona productiva (pars rustica), con construcciones dedicadas a la explotación agrícola, ganadera y también marítima, pues cuenta con una salina. Importante para nosotros, pero imprescindible en el mundo antiguo, la sal siempre se asociaba con la conservación de alimentos, el curtido de las pieles, la medicina, las ofrendas a los dioses en ciertos ritos e incluso con el pago del salario a las milicias.

La villa romana de Toralla

En comparación con el lujo y la opulencia de otras villas romanas, la de Toralla destaca más por su sobriedad y austeridad, aunque la presencia de ciertos elementos, como las termas privadas (balnea), o la decoración con mosaicos, reflejo de una cierta posición social de sus propietarios, al que hay que añadir el gusto por el lujo y el confort de los romanos.

La villa romana de Toralla
Villa romana de Toralla

Para ellos en el siglo IV, al igual que para nosotros en la actualidad, no pasa desapercibido este lugar privilegiado situado enfrente de la isla de Toralla, hoy en día unida a la costa por un puente, y que supone un bello referente en el entorno de la ría. Poblada desde la antigüedad, la isla cuenta con un castro que fue excavado a finales de la década de 1970 y del cual se extrajo numerosa y valiosa información para el estudio de la cultura celta. Cuenta también con una necrópolis tardorromana que coincidiría en el tiempo con la villa de Toralla y que, seguramente, sería utilizada como lugar de enterramiento por sus habitantes. Desgraciadamente, en la actualidad estos dos yacimientos no se conservan, dada la profunda urbanización que ha sufrido la isla en las últimas décadas del siglo pasado. El visitante que accede a la villa, además de poder pasear entre los restos arqueológicos y completar su conocimiento con paneles informativos, cuenta con la posibilidad de recibir in situ la explicación de un arqueólogo.

La villa romana de Toralla

Justo al lado del yacimiento se encuentra el Centro de Interpretación del Mundo Romano. Inaugurado en junio de 2014, se trata de un pequeño edificio habilitado y dedicado a la divulgación del mundo romano en el ayuntamiento de Vigo, y que completaría la visita del yacimiento aportando información ya no solo de la propia villa, sino del Vigo romano en general y del desarrollo local anterior a su llegada. Se encuentra ubicado en la que en su día fue la vivienda familiar de los Mirambel Maristany, antiguos propietarios de la finca, allá por los inicios del siglo XX, cuando recibieron la concesión para ubicar aquí su vivienda y su fábrica de cordelería. Precisamente ellos se convirtieron en los primeros en poner de manifiesto la existencia de los restos arqueológicos tras un hallazgo fortuito en su jardín.

Villa romana de Toralla

El centro consta de dos plantas en las que el visitante, a través de paneles informativos, maquetas, escenas recreadas con figuras y juegos didácticos, puede profundizar un poco en el conocimiento de los antepasados de la ciudad viguesa, siempre con un denominador común: el mar. Destaca la presencia visible de restos arqueológicos dentro del propio edificio, tales como muros de cimentación de posibles construcciones coetáneas a la villa, un molino doméstico o los restos de una tumba de cronología ligeramente posterior, todos hallados en los sondeos realizados en las recientes obras de acondicionamiento. La presencia de un arqueólogo con funciones de guía a disposición del visitante hace que la visita sea más completa e interesante.

Villa romana de Toralla
Villa romana de Toralla

Como colofón final, el visitante se sorprende de nuevo al descubrir un paisaje de ensueño entre dos de las mejores playas de la ciudad: a un lado, la playa dunar de O Vao, uno de los más atractivos arenales de Vigo; al otro, la playa de Canido, con su puerto y una completa zona de ocio y gastronomía a pie de playa, que cuenta con un espacio de camping y numerosos restaurantes donde poder disfrutar de la riqueza gastronómica de las Rías Baixas.
Al final, la visita a la villa romana de Toralla nos descubre una maravillosa riqueza cultural, arqueológica, paisajística y gastronómica que hará las delicias de todo aquel que se anime a acercarse a esta zona de la costa viguesa.

Información:

C/ de Canido – Barrio Illa de Toralla – Car. PO 324
Teléfono: 986 810 260
Horarios:
Julio – Septiembre
Lunes – Domingo: de 11:00 a 13:00h y de 17:00 a 19:00h