Categorías

Monasterio de Samos – Lugo

El Monasterio de Samos: punto clave en el Camino de Santiago

 

Fotografía: Pío García

A su paso por Galicia, el Camino de Santiago recorre infinidad de parajes naturales de primer orden, dejando atrás lugares y monumentos que, por su especial interés histórico o artístico, merecen una parada prolongada. El Monasterio de Samos, enclavado en la localidad de igual nombre, es, sin duda, uno de estos.

Las primeras referencias escritas que se tienen de este monasterio datan del siglo VII y, en ellas, se refieren datos relacionados con una reconstrucción a cargo de Ermefredo, obispo de Lugo. No obstante, su construcción es atribuida a San Martín de Braga y se entiende que tuvo lugar a partir de algún año indeterminado del siglo VI. Con la llegada de los musulmanes en el siglo VIII, el monasterio es abandonado hasta la reconquista de estas tierras a manos de Fruela I de Asturias. Tras la muerte de este, su viuda e hijo (el futuro rey Alfonso II) se refugian tras los muros del recuperado monasterio. Comienza entonces una larga etapa de esplendor y crecimiento, gracias a la protección que el ya coronado rey ejerce sobre el lugar.

Monasterio de Samos - Lugo

Durante toda la Edad Media, el Monasterio de Samos adquiere una importancia creciente, hasta consolidar su posición preeminente, gracias a los favores y donaciones de sucesivos reyes y nobles. La cantidad de villas y lugares que se acogen bajo su protección aumenta también, de forma paralela a su fama e importancia política y religiosa. En el siglo X, la orden de San Benito pasa a ordenar la vida monacal del lugar y, ya en el siglo XVI, una vez concluida la Edad Media, se incorpora a la jurisdicción de San Benito el Real de Valladolid, perteneciente a la orden benedictina. Comienza entonces la mayor época de apogeo del monasterio.

Monasterio de Samos - Lugo

Al igual que ocurre en buena parte de la geografía española, el siglo XIX trae momentos desfavorables para el Monasterio de Samos. Durante los años que dura la guerra de la Independencia Española, sus instalaciones son utilizadas como hospital de campaña, llegando a acoger entre sus muros a una media de 800 heridos. Posteriormente, y a raíz de la desamortización de Mendizábal, los monjes abandonan el monasterio, dejándolo vacío hasta 1880, fecha en que la orden regresa a Samos, renovando la vida monacal de manera ininterrumpida hasta hoy día.

Monasterio de Samos - Lugo
Monasterio de Samos - Lugo

En la actualidad, el Monasterio de Samos continúa estando habitando por una congregación activa de monjes. El edificio se ha convertido en uno de los principales atractivos para el turismo de la provincia de Lugo, en particular; y Galicia, en general. El paso del Camino de Santiago por sus tierras es, en parte, el responsable de que el monasterio sea considerado uno de los principales hitos turísticos gallegos. Así, cada año son multitud quienes, gracias o al margen de la ruta jacobea, se acercan hasta sus muros para deleitarse con su historia y belleza.

Monasterio de Samos - Lugo

Artísticamente, el Monasterio de Samos queda encuadrado dentro de varios estilos, debido a las numerosas etapas en las que se ha dividido su construcción. La fachada de su iglesia es de estilo barroco y, en ella, destaca la escalinata de lazo, inspirada directamente en la entrada de la catedral de Santiago de Compostela. De su interior, amplio y luminoso, sobresale el retablo mayor. El conjunto monacal cuenta con dos claustros, uno grande y otro pequeño. El mayor de los dos está, a su vez, considerado como uno de los mayores de España, gracias a sus tres cuerpos de altura y sus 52 metros de longitud por lado.

Monasterio de Samos - Lugo

El Monasterio de Samos es, en definitiva, una de las joyas artísticas e históricas de la provincia de Lugo. Un monumento que merece una parada obligatoria en cualquier peregrinación, especialmente si esta es hacia Santiago de Compostela.


Ver Monasterio de Samos en un mapa más grande