Categorías

Paseo por el pasado rupestre de Ponte Caldelas

Los petroglifos de Tourón destacan por su originalidad

 

Tamara Novoa Alonso
Fotografía: Pío García

Un recorrido de más de dos kilómetros al aire libre por los montes de Tourón nos acercan a la Galicia más primitiva. Decenas de petroglifos forman uno de los complejos arqueológicos más importantes de la comunidad gallega. Se presenta al visitante dividido en cinco estaciones, vertebradas a través de un sendero, con paneles explicativos y esquemas que nos ayudan a interpretar estos grabados milenarios. Estos dibujos rupestres representan una gran variedad de motivos que van desde las combinaciones geométricas hasta las habituales escenas de caza. Aunque se desconoce su origen exacto, se datan en el 2000 o 3000 antes de cristo. Estudios realizados en los últimos años señalan la posible existencia de un poblado asentado aquí en la Edad de Bronce que viviría en cabañas más o menos circulares realizadas con materiales vegetales.

Estamos en el corazón de Ponte Caldelas, paseamos a los pies de las montañas de Tourón entre estas piedras milenarias que nos acercan a la forma de vida de hace cuatro mil años. Este conjunto de petroglifos destaca por la originalidad de sus formas. Cazoletas, combinaciones circulares, zoomorfos, trísqueles, esvásticas o el gran ciervo macho de Nabal de Martiño son muestra de la gran variedad de diseño y calidad de ejecución que atesora este yacimiento.

048473-1

Comenzamos la ruta por el Outeiro de Forcadela, desde aquí un mirador nos ofrece una buena panorámica sobre todo el parque arqueológico y el recorrido que vamos a realizar. En esta primera estación encontramos un pequeño petroglifo con dos círculos concéntricos cuyo interior se encuentra repleto de cazoletas. A continuación nos dirigimos al Coto de Sombriñas, en este conjunto la figura más destacada es la conocida como el Banderillero en la que vemos representada una figura humana de trazo estilizada con los brazos en alto y posiblemente armas arrojadizas en las manos frente a un cuadrúpedo de gran falo y cola relativamente larga y caída, desprovisto de cornamenta presenta una línea transversal sobre su lomo a modo de herida.

048494-1

Desde aquí el camino perfila un pequeño ascenso hasta la próxima estación conocida como Laxe das cruces. El grupo se encuentra sobre una gran piedra granítica, en su parte central aparecen varias espirales y combinaciones circulares, algunas con trazos rectos que rematan a su vez en pequeños círculos simples. Debajo hay dibujados varios zoomorfos que podemos identificar como cérvidos alguno de los más grandes de Galicia con su cuerpo hecho a través de la técnica del rebajado, acompañados de algún antropomorfo. En esta misma roca se aprecia un individuo conduciendo a una cuadrúpedo atado, grupos de cazoletas relacionados con una espiral, círculos con trisquel en su interior y multitud de motivos de difícil identificación.

048446-1

A continuación accedemos al Coto de Siribela, en esta zona localizamos varios elementos sobre los que destaca un cuadrúpedo sin cornamenta, una espiral, varias cazoletas, un óvalo abierto con apéndice o  motivos originales como un par de líneas paralelas con círculos o combinaciones circulares algunas inscritas en las propias líneas, una representación muy variada de figuras.

Al dirigirnos hacia la última estación encontraremos a nuestro paso un grupo de ciervos hechos en metal que hacen referencia a los cérvidos que habitaban estos montes en el pasado y que eran objeto común de recreación en los petroglifos. Justo antes de llegar al último grupo podemos acercarnos al segundo mirador desde el que tenemos unas vistas estupendas del territorio que nos rodea y de las montañas que se dibujan más allá de Tourón. La estación conocida como Nabal de Martiño corona el recorrido. Este petroglifo se encuentra en lo más alto del conjunto, en una gran roca de superficie inclinada. Representa gran cantidad de ciervos machos, hembras y cervatillos. Un grupo de machos adultos parece avanzar de izquierda a derecha de forma ordenada. En la parte inferior aparece una figura humana con las manos en alto portando algún arma y sus piernas flexionadas, un gran ciervo muestra un certero impacto sobre el lomo.

048456-1

048468-1

La utilidad que tenían los petroglifos entre nuestros predecesores es un tema todavía sujeto a interpretaciones. Sin embargo, estos grabados nos ayudan a recrear una imagen más nítida de cómo era la vida hace cuatro milenios. En un espacio que todavía conserva la magia de aquellos tiempos, ya que la mano del hombre es casi imperceptible en los montes de Tourón.


Ver Petroglifos de Tourón en un mapa más grande

Deja tu Comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>