Categorías

Playas agrestes y menos conocidas en A Mariña Occidental

¿Todavía no conoces esta zona de las Rías Altas?

 

Tamara Novoa Alonso
Fotografía: Pío García

Areas

Playa de Area – Viveiro

A Mariña Occidental, que se extiende desde el cabo Ortegal hasta Burela, en la franja cantábrica de Galicia, esconde preciosos acantilados escarpados y playas de arena fina y aguas cristalinas poco concurridas. El mar Cantábrico baña esta línea de costa que resalta por su belleza natural, pero también por sus pintorescos puertos pesqueros y por la historia que se respira en alguna de sus villas.

Xilloi

Playa Xilloi – O Vicedo

Comenzaremos nuestra ruta en el punto más occidental: O Vicedo. Este municipio está separado de la provincia de A Coruña por el río Sor, que desemboca aquí en un magnífico escenario natural. Uno de los grandes atractivos de O Vicedo son las playas; la de Xilloi está considerada como una de las mejores de Lugo: con trescientos metros de longitud, está flanqueada por grandes acantilados que la abrigan de los vientos del norte. Desde aquí se tiene una vista espléndida del puerto de Bares y, además, cuenta con una amplia zona dunar por la que discurre un riachuelo y que constituye uno de los grandes atractivos del arenal. Otra playa destacada de la zona es la de Areagrande, enmarcada en un precioso contorno. Desde ella se puede ver a lo lejos la isla de Coelleira, donde todavía se localizan los restos de un antiguo monasterio templario, en funcionamiento hasta el siglo XVI. Esta isla es además una de las mejores reservas ornitológicas de Europa, pues guarda más de quince mil nidos para las especies que emigran hasta el norte de Europa y Groenlandia. Si preferimos una cala íntima, la playa de Caolín debe ser una parada inexcusable en nuestro viaje.

Areagrande

Playa de Areagrande – O Vicedo

Si continuamos la línea del litoral nos adentraremos en la ría de Viveiro que nos conduce hacia el sur haciendo una forma de uve. Antes de llegar a Viveiro nos toparemos con la playa de Covas. Viveiro se encuentra en el valle del río Landro. Es una villa donde todavía se respira la pujanza medieval con la contó debido a su importante puerto comercial, que conectaba la Península Ibérica con el norte de Europa. Un paseo por su centro histórico nos hará rememorar aquel pasado.

Caolín

Playa Caolin – O Vicedo

Covas

Playa de Covas – Viveiro

A poca distancia de Viveiro nos encontramos con el puerto de Celeiro y, muy cerca ya, en el municipio de Xove, la playa de Esteiro. Se trata de uno de los arenales más salvajes de la zona y su fuerte oleaje lo convierten en uno de los preferidos por los surfistas. Desde aquí vamos a continuar los escarpados valles hasta llegar a punta Roncadoira donde se levanta un faro de color blanco y forma cilíndrica. Ofrece una vista privilegiada de la costa lucense: la ría de Viveiro, las Illas Farallóns y la de Sarón, así como de toda la amplitud del mar Cantábrico. A poca distancia podemos visitar la pequeña pero idílica playa de Morás, situada al lado del portiño de Morás, donde se emplazan clubs de vela, windsurf y piragüismo.
Continuamos nuestro camino hacia el este y al fondo de la ensenada de Portocelo encontramos el puerto del mismo nombre, que proviene del latín portus celo, puerto oculto.

Esteiro

Playa de Esteiro – Xove

Ya en el municipio de Cervo podemos visitar la pequeña playa de Torno, que está rodeada por un agradable paseo marítimo. Por este camino llegaremos a San Cibrao, un pueblo acogedor en el que disfrutar de la gastronomía lucense y de la visita a su Museo del Mar. Finalizaremos nuestra ruta en la playa de Cubelas, un arenal de aguas transparentes, ideales para el baño y también para el buceo. En uno de sus extremos, sobre un promontorio rocoso que sobresale hacia el mar, se hallan los restos de una antigua fábrica de salazón que data de época romana. Una importante obra arquitectónica que se puede visitar, a solo pocos pasos de la playa. Al final del arenal se forma una atalaya, desde donde se pueden obtener las vistas más impresionantes de San Cibrao. Allí encontramos dos faros de distintas épocas. El primero, que cuenta con un pequeño edificio con funciones de vivienda, es el más antiguo y data de 1860; el segundo, moderno, es ya de 1979.
Un mirador elaborado en hierro y cristal es el punto idóneo para poner fin a esta ruta por la costa de A Mariña Occidental. Una zona que nos sorprenderá por la belleza natural y que es el destino que debemos elegir si buscamos huir de las aglomeraciones.

Cubelas

Playas de Cubelas – San Cibrao – Cervo