En el Baixo Miño, el dorado se adueña de las copas de los árboles a mediados de julio. Son los mirabeles, un fruto sabroso del color del oro que se puede degustar durante apenas una quincena.