Categorías

No hay acuerdo sobre los límites de la Costa da Morte: de Fisterra a Cabo Roncudo, según unos; hasta Malpica, e incluso Arteixo, según otros. Sea como fuere, hablamos de una de las riberas más salvajes y genuinas del Atlántico europeo: decenas de kilómetros de ensenadas, playas y acantilados, de mitos y leyendas, de belleza y de tragedia.

Conocida playa para la práctica de deportes náuticos. La Praia de Patos se encuentra en la Enseada de Carreira, en el municipio de Nigrán. Tiene una longitud de casi dos kilómetros y su grado de ocupación es alto.

La playa de Laxe, un arenal urbano de aguas tranquilas, cuenta con una longitud de casi dos kilómetros. Además, goza de un estupendo paseo marítimo para el que prefiera ser caminante a bañista. Posee el distintivo de Bandera Azul.

Aislada playa en el municipio de Muros. El entorno se caracteriza por su arena fina, su tranquilidad y por estar custodiado por embarcaciones pesqueras de pequeñas dimensiones. Tiene una longitud de aproximadamente 200 metros.

Punta Lameda, en la península de Monteferro, tiene a su disposición un faro de pequeñas dimensiones que, al caer la noche, controla el lugar con una llamativa luz verde. Desde el faro pueden fotografiarse la ría de Vigo y las Illas Cíes, pertenecientes al Parque Nacional das Illas Atlánticas.