Categorías

No hay acuerdo sobre los límites de la Costa da Morte: de Fisterra a Cabo Roncudo, según unos; hasta Malpica, e incluso Arteixo, según otros. Sea como fuere, hablamos de una de las riberas más salvajes y genuinas del Atlántico europeo: decenas de kilómetros de ensenadas, playas y acantilados, de mitos y leyendas, de belleza y de tragedia.

Punta Lameda, en la península de Monteferro, tiene a su disposición un faro de pequeñas dimensiones que, al caer la noche, controla el lugar con una llamativa luz verde. Desde el faro pueden fotografiarse la ría de Vigo y las Illas Cíes, pertenecientes al Parque Nacional das Illas Atlánticas.

Este faro se encuentra a 14 kilómetros de la ciudad de Ferrol. Se encendió por primera vez en 1853 y su luz alcanza una distancia de aproximadamente 20 millas. Cerca de este enclave se encuentran los restos de una batería militar de principios del siglo XX. El faro también está próximo a conocidos arenales como el de San Xurxo.

Este famoso faro rojo del entorno conocido como Costa da Vela, en Cangas, es el Faro de Punta Robaleira. La construcción se caracteriza por su escasa altura y su gran anchura. Está situado entre Cabo Home y Punta Subrido.

Este faro construido en 1920 y de 11 metros de altura se encuentra en la punta del Monte da Insua, en el municipio coruñés de Laxe. Cubierto de azulejos blancos, se dice que alumbra uno de los tramos más temibles de la Costa da Morte.

Cabo Home es el extremo más occidental de la península de O Morrazo. En el área de Cabo Home, ubicada en la parroquia canguesa de O Hío, pueden visitarse arenales como Melide o Barra, además de realizarse una caminata hasta su faro. Desde este lugar y hasta Punta Couso se extiende la Costa da Vela o Costa de la...