Se cree que el asentamiento hebreo en la ciudad data de los siglos XII y XIII. Los primeros pobladores llegaron a la villa atraídos por sus posibilidades de negocio y se asentaron alrededor de la llamada Porta Nova, entre la plaza Mayor y las murallas. Las largas y estrechas calles del Barrio Judío todavía conservan