Ya habíamos estado varias veces en Lisboa, aunque nunca se nos antojó uno de esos pasteis de nata de los que todo el mundo habla. En esta ocasión mi estómago decidió por mí, así que aparcamos y entramos en una pastelería para calmar un poco el hambre.