Categorías

Lisboa está de moda. Es la capital europea con mayor crecimiento turístico de los últimos años. Cada temporada acoge más visitantes e inaugura nuevos hoteles, muchos de ellos palacetes y viejas casonas remodeladas. Con todo, retiene ese aire nostálgico y decadente que hace de cada rincón, callejuela empedrada o taberna un lugar especial.

Escenario de obras literarias, como “Todo esto te daré”, de Dolores Redondo, ganadora del Premio Planeta 2016, o de la novela de Xavier Quiroga que lleva el mismo nombre, O Cabo do Mundo no solo figura en el mapa sin más, sino que es una de esas excepciones en las que la realidad supera la ficción.

Galicia no se cansa de ser maravillosa. Y lo es los 365 días del año, ya sea cubierta de nubes o con esos cálidos rayos de sol que sacan los colores a lo mejor de su vegetación.

San Miguel de Xagoaza, edificio construido en piedra, con techos de pizarra que posee un claustro interno de dos plantas, la superior compuesta de galerías de madera acristalas y la inferior porticada. Ha sido restaurado y acondicionado para desarrollar actividades culturales.

Entusiasmada por estar de vuelta en la Ribeira Sacra, respiro hondo para dejar que el aire puro me cale hasta los huesos y emprendo mi ruta de hoy. Lo primero que siento es la sensación de que mis pasos se amortiguan al pisar la tierra, tan diferente del asfalto.

Hoy voy a cambiar el pavimento por la tierra, el ladrillo por la piedra y la contaminación por el aire puro. Me he dejado el móvil en casa y voy, como en la novela de Susana Tamaro, «donde el corazón me lleve». Cuanto más conozco Galicia, más me angustia esa idea de Sócrates de lo que me falta por...