Nieve. Nieve por todas partes. Una eternidad blanca, deslumbrante bajo el sol, como si el universo entero estuviera recién parido. Las crestas de las montañas le hacen cosquillas al vientre de las nubes: aquí el pico Cibollés, allá el Gallinero, el Cogulla y el Rincón del Cielo, el Pasolobino y Cerler…