Redoblan los tambores mientras las campanas tocan a muerto en una fiesta donde los fieles agradecen la vida desde el interior del ataúd.