Se trata de un pequeño embalse de agua en el curso del río Muíños, en Moaña. El contexto, además de estar repleto de leyendas, cuenta también con unas vistosas cascadas y unos curiosos molinos que se prestan a una ruta.