Categorías

Hubo un tiempo en que no había más allá. Un tiempo en que los mares eran terra incognita, morada de dragones y bichas de mágicos poderes, y los océanos se vertían en el vacío por inmensas cascadas atronadoras.

No hay acuerdo sobre los límites de la Costa da Morte: de Fisterra a Cabo Roncudo, según unos; hasta Malpica, e incluso Arteixo, según otros. Sea como fuere, hablamos de una de las riberas más salvajes y genuinas del Atlántico europeo: decenas de kilómetros de ensenadas, playas y acantilados, de mitos y leyendas, de belleza y de tragedia.

La playa de Laxe, un arenal urbano de aguas tranquilas, cuenta con una longitud de casi dos kilómetros. Además, goza de un estupendo paseo marítimo para el que prefiera ser caminante a bañista. Posee el distintivo de Bandera Azul.

Esta playa es mundialmente conocida por el campeonato de surf que acoge anualmente. Es un arenal ventoso, con olas que llegan a alcanzar los cinco metros. También se conoce como Praia O Rodo, por la zona en la que se encuentra ubicada. Desde 2016 posee el distintivo de Bandera Azul.