Los cinco Hornos de Vilaoudriz se convirtieron en la seña de identidad de este municipio y en el símbolo de prosperidad de principios del siglo XX. Estos hornos de calcinación, con más de 11 m de altura, servían para procesar los minerales extraídos de las minas al margen del Eo. Ver Hornos de Vilaoudriz –