Categorías

Al introducir la pala en el agua solo escuchas el crujir de su salpicar. Aprovechas la ocasión para refrescarte y dejas que las gotas te mojen. Son tan solo las once de la mañana, pero el sol ya pega con fuerza en la Ribeira Sacra.

Aunque su actual construcción data del siglo XVIII, los canzorros románicos en forma de animales o monstruos y los escudos de los Señores de Lemos situados en un lateral hacen referencia a una construcción muy anterior. En el interior podemos encontrar restos de policromado.

Este mirador ofrece unas espectaculares vistas del último tramo del río Sil, antes de unirse al río Miño y permite contemplar los majestuosos Cañones del Sil, y los empinados viñedos. Al llegar al pequeño aparcamiento, merece la pena caminar durante unos 5 minutos para obtener las mejores vistas.

El agua es sin duda uno de los tesoros más preciados de la comunidad gallega. Además de estar bañada por el océano Atlántico y el mar Cantábrico, Galicia es rica en caudales de agua dulce: ríos, arroyos, regatos, lagos, riachuelos, cascadas y embalses que llenan de verdor sus paisajes.

Pequeña aldea situada a orillas del río Miño, con construcciones de mampostería de granito y pizarra y que está atravesado por una calzada romana, conocida como "Codos de Belesar".