El río Miño pasa por parajes espectaculares, como es la parte de Guxeva, donde florecen los frutales y la panorámica es cambiante hasta la llegada de la vendimia. Un lugar para los que valoran la soledad y la comunión con la naturaleza.